Vuelva usted mañana

Las galerías de arte en España son de lo más inaccesible para los artistas que comienzan su carrera profesional. Esto es así porque muchas ya cuentan con un elenco de artistas a los que representan

Las galerías de arte en España son de lo más inaccesible para los artistas que comienzan su carrera profesional. Esto es así porque muchas ya cuentan con un elenco de artistas a los que representan y son en ellos en los que invierten sus recursos para que su relación sea win-win y puedan progresar juntos. Otras muchas cuentan con relaciones institucionales que les permiten vender obras de arte a las Administraciones Públicas, por lo que no ven el atractivo de acoger a nuevos artistas en sus colecciones.

Esta forma de actuar tan selectiva resulta comprensible desde un punto de vista de pragmática empresarial, puesto que les posibilita maximizar beneficios a corto plazo minimizando riesgos. No obstante, esta falta de interés y de respaldo a los nuevos talentos resulta perjudicial a largo plazo, porque no permite crear una cantera de artistas jóvenes que puedan despuntar en el futuro. Y lo peor de todo es que estos jóvenes artistas tampoco tienen grandes oportunidades en el sector público, que aplica una política proteccionista desde un punto de vista territorial, lo que hace que estas oportunidades se localicen únicamente en las grandes ciudades de negocios que existen en nuestro país y que son Madrid y Barcelona.

El egocentrismo que mantienen las organizaciones que dirigen el mercado del arte les impide tener visión global de sistema, ya que solo les importa su propio beneficio, solo les importa que se promocionen y se vendan sus trabajos, y eso hace que el sector del arte tenga un impacto residual en la economía española, porque no puede estar más fragmentado y tener menos fuerza de grupo.

Como decía José de Larra, «Vuelva usted mañana» si no desea comprar.

Deja una respuesta