CULTURA

¿Necesitas un representante artístico?

Posted by Sara Sanz Aldea

Depende. Hay artistas que quieren y pueden conseguir un representante particular y otros que prefieren hacer carrera en solitario o con el apoyo de galerías de arte.

Sea cual sea la opción que escojas, considero interesante que conozcas la importancia de la figura del representante de artistas.

Su labor es actuar en nombre de sus clientes para entablar colaboraciones con diferentes agentes del mercado del arte, promoviendo su obra o su imagen y consolidando una reputación que sostenga una prometedora trayectoria en el mundo de la decoración.

Los representantes de artistas desempeñan cometidos muy diversos y todos ellos en conjunto consiguen aumentar gradualmente la cotización del artista en el mercado del arte, haciéndolo cada vez más conocido y más solicitado y sus obras cada vez más deseadas y coleccionadas por un selecto círculo de personas.

Organizan exposiciones, gestionan contrataciones y asesoran a los artistas sobre la estrategia que han de seguir para crear tendencia con su producción. Además, liberar a los artistas de estas tareas jurídicas y de comunicación, les hace disponer de mayor tiempo para concentrarse en la realización de su obra artística, que es con lo que más disfrutan.

Con Héctor Lara en la Exposición Universe (Valladolid, 2020)

Cualquier persona puede ser digna candidata para representar a artistas, pero hay ciertas cualidades que has de valorar más. ¡Tienes que dar con el adecuado! Busca una persona creativa, entusiasta, constante, con habilidades de comunicación, que le apasione el arte, que tenga curiosidad por aprender, que disponga de pensamiento estratégico y de inteligencia emocional, y a ser posible, de conocimientos de derecho. ¡Os harán falta! Y sobre todo, confía en alguien que crea en ti y en tus posibilidades de desarrollo como artista. Es la fe en las personas las que las hace grandes.

¿Preocupado por no poder pagar sus honorarios?

¡No te preocupes por el dinero! Los representantes de artistas tienen mentalidad inversora y saben esperar. Tan solo tendrás que gravar tu obra con una pequeña comisión para pagarles por su trabajo en caso de venta. Si tú ganas, ellos ganarán. Es una relación win-win, en la que todos ganan. Ésta es la mayor garantía de lo mucho que se esforzará tu representante para que podáis recoger ambos los frutos de vuestro trabajo.

Una de las cuestiones más atractivas para contratar a un representante en el mundo del arte es su cartera de contactos. Y créeme, te harán falta si quieres hacerte un hueco en este mundillo tan exigente. Son personas que se relacionan habitualmente con coleccionistas de arte, galerías, interioristas, empresarios, funcionarios y periodistas y que te ayudarán a conseguir oportunidades de promoción profesional.

¿Eres tú en el periódico, en la radio o en la tele? Si tienes representante, las posibilidades de aparecer en medios de comunicación aumentarán como la espuma. Se le dan bien las relaciones públicas, y cuando menos te lo esperes, contemplarás maravillado tu obra en las exposiciones y en las colecciones más top de España y del mundo entero.

Hazte visible en redes sociales, en ferias y exposiciones de arte e interiorismo. ¡Quién sabe si un Larry Gagosian podría estar buscando representar a un artista como tú!

Related Post

Leave A Comment

Newsletter