Recorrido por Art Madrid 2022

Art Madrid es una de las ferias de arte que más visitas reciben durante la Semana del arte de Madrid, tanto por su tamaño, como por su ubicación y la propuesta artística cercana al público

Art Madrid es una de las ferias de arte que más visitas reciben durante la Semana del arte de Madrid, tanto por su tamaño, como por su ubicación y la propuesta artística cercana al público que ofrecen las 40 galerías nacionales e internacionales presentes en esta 17 edición.

Durante mi recorrido no podía faltar la visita a la galería DDR, donde David Delgado me explicó con todo lujo de detalles la propuesta de sus artistas representados, Roberto López-Martín, Virginia Rivas y Roger Sanguino. La obra de este último autor me llamó especialmente la atención por sus retratos en blanco y negro con malla metálica, ya que hasta el momento solo conocía esta técnica por las esculturas de Elisabeth Martín Maíllo.

Roger Sanguino en DDR Art Gallery

También me hizo especial ilusión visitar el stand de Arena Martínez y descubrir que uno de sus artistas representados es Carlos Cartaxo, natural de Valladolid, con una colorida propuesta expositiva de grandes dimensiones;  así como también, volver a contemplar los maravillosos atardeceres y amaneceres de Diego Benéitez en la Galería Rodrigo Juarranz.

La obra de Ramon Surinyac fue otro de mis hallazgos, con sus ramas de árboles hechas con grafito. Una obra compleja en ejecución y sencilla en esencia. Y qué decir de la obra de Didier LourenÇo, que pondría en mi recibidor. Un estante con personas montando en bicicleta, paseando a sus perros o paseando simplemente por su propio pie. Diversidad y naturalidad en relieve acompañada de las notas musicales mentales de la canción “Movimiento” de Jorge Drexler.

Finalmente, no podía despedirme de la feria, sin saludar a Graciela Devincenzi, dueña de la galería Alba Cabrera en Valencia, que representa a la artista Isabel Gutiérrez, autora de unos cuadros llenos de color que invitan a emocionarnos y a evadirnos de una realidad que se ha tornado triste con los últimos acontecimientos acaecidos en el mundo.

Como conclusión, cabe decir que la pandemia de la COVID-19 ha servido para que los artistas puedan dedicar un tiempo extra a crear, pero también para que la inflación limite aún más los presupuestos de algunos coleccionistas españoles, que se ven compensados con el crecimiento de la inversión extranjera. En general, me parece una feria recomendable a pesar de que me sigue faltando ver más cuadros con precios más asequibles para el nuevo coleccionista y estéticamente inclusivos en un hogar sin pretensiones extravagantes.

Deja una respuesta