Que no te representen

La representación de un artista en un procedimiento administrativo está configurada como un derecho, en lugar de como un deber, y además, no se exige que sea una representación cualificada, sino que puede estar representado

La representación de un artista en un procedimiento administrativo está configurada como un derecho, en lugar de como un deber, y además, no se exige que sea una representación cualificada, sino que puede estar representado por cualquier persona con capacidad de obrar.

Esta configuración legal, que aparentemente beneficia a los artistas, por ser una potestad en lugar de una obligación, en realidad les perjudica, porque los artistas que no gozan de la representación de un profesional del Derecho y de la gestión pública, vienen a estar infrarrepresentados en la defensa de sus intereses profesionales frente a la Administración.

Que no te representen es una posibilidad que el sistema legal ofrece al artista y una decisión que suele adoptar por cuestiones económicas -no querer pagar honorarios-, por cuestiones culturales -falta de conciencia social de su necesidad- y por cuestiones jurídicas -desconocimiento generalizado de los procedimientos administrativos en los que puede tener la condición de interesado y ver satisfechas sus pretensiones.

Este panorama de artistas infrarrepresentados no solo consolida el abuso de poder y el oligopolio en la dirección de las artes visuales, sino que también impide aumentar los niveles de transparencia, de participación y de igualdad de oportunidades en el mercado del arte en España, y paradójicamente, ocurre por una decisión que parte de los propios artistas damnificados, ignorantes de que su suerte podría cambiar de estar bien representados en las instituciones públicas y privadas que gestionan la materia de las artes visuales en su país.

Que no te representen es, por consiguiente, una tentación a la que es mejor no sucumbir.

Deja una respuesta