CULTURA

El plagio de obras de arte

Posted by Sara Sanz Aldea

El plagio de una obra de arte fue definido por primera vez por el Tribunal Supremo en sentencia de 1995 como “la copia de la parte sustancial o esencial de una obra”.

Lo más difícil para determinar si una obra es auténtica o si se trata de una copia cualificada estriba precisamente en la prueba de su originalidad y en si se aprecia un robo de la paternidad, lo que requiere un minucioso y detallado análisis técnico, puesto que según jurisprudencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea no se consideraría plagio atribuir una interpretación propia a la obra originaria.

La valoración del plagio actúa con independencia de la popularidad de la obra, pero el éxito de la obra plagiada sí que influye en una mayor o menor indemnización de daños y perjuicios.

Además, según el principio de objetividad de la infracción que rige en el ámbito civil, no tiene trascendencia que el plagio haya sido o no deliberado, mientras que en sede penal, la ausencia de intencionalidad del plagio tiene un efecto atenuante o exculpatorio de la responsabilidad.

Por consiguiente, toda reproducción de una obra ha de ser autorizada por el autor de la misma, con las excepciones que establece Real Decreto Legislativo 1/1996, de 12 de abril, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Propiedad Intelectual. De lo contrario, podrá considerarse como un plagio reprobable en sede judicial y derivar en un deber de indemnización de los daños y perjuicios generados al autor de la obra reproducida sin su consentimiento.

«Corresponde al autor el ejercicio exclusivo de los derechos de explotación de su obra en cualquier forma y, en especial, los derechos de reproducción, distribución, comunicación pública y transformación, que no podrán ser realizadas sin su autorización, salvo en los casos previstos en la presente Ley»

Artículo 17 del Texto Refundido de la Ley de Propiedad Intelectual

La figura jurisprudencial del plagio persigue defender la propiedad intelectual, evitando que se produzca una apropiación indebida de la creación de otros autores que pueda perjudicarles económica y moralmente. Esta protección jurídica resulta necesaria para preservar un modelo de crecimiento económico inteligente fundado en el conocimiento y en la innovación.

Related Post

Leave A Comment

Newsletter