CULTURA

Piatta, el lavabo ecológico de diseño de Miapetra que limita el uso del agua

Posted by Sara Sanz Aldea

El Agua ocupa las 3/4 partes del Planeta Tierra, lo que muestra la importancia que tiene este recurso para la supervivencia de los seres vivos. Es por eso que en 2010 la Asamblea General de Naciones Unidas reconoció explícitamente el derecho humano al agua y al saneamiento (Resolución 64/292), reafirmando que un agua potable limpia y el saneamiento son esenciales para la realización de todos los derechos humanos. A nivel de la Unión Europea, se establece el marco comunitario de actuación en el ámbito de la política de aguas en la Directiva marco del agua (2000/60/CE).

Como puso de manifiesto Jornada de Pozas, el Derecho de aguas de cada nación se encuentra muy condicionado por su climatología, siendo reducido en países húmedos y abundante en países áridos. Esta diferencia se aprecia con claridad entre Francia, mayor exportador de agua del mundo (30%), y España, uno de los países áridos con mayor escasez de agua, que cuenta con una prolija legislación sobre aguas (Real Decreto Legislativo 1/2001).

Para garantizar un uso eficiente del agua, se ha creado un medidor medioambiental denominado huella hídrica, que calcula el volumen de agua dulce que se consume para producir cualquier cosa. De esta forma, se ha podido controlar mejor el uso medio de agua por habitante, estableciéndose la necesidad de suministrar 2.461 metros cúbicos de agua a cada persona por año (equivalente a una piscina olímpica).

Por este motivo, la lucha contra el cambio climático se ha convertido en una prioridad política a nivel mundial, ya que los efectos adversos que produce en meteorología, sumados a la explotación descontrolada del agua y a la contaminación de los suelos, están produciendo el agotamiento y la destrucción de muchos acuíferos, la reducción de la capacidad de muchos embalses, la desertificación de muchos lugares y la desaparición de fauna y flora autóctona.

Si no queremos llegar a una situación de estrés hídrico, en la que se desequilibre la oferta y la demanda de agua, es necesario adoptar medidas de ahorro de agua, empezando en nuestros hogares:

  • Cerrando el grifo cuando no lo estemos usando y empleando reductores de caudales
  • Utilizando  la ducha en lugar de bañarnos y reduciendo el tiempo
  • Usando la lavadora solo cuando esté completamente llena
  • Utilizando el lavavajillas en lugar de fregar a mano
  • Evitando el desperdicio de alimentos y reduciendo el consumo de alimentos con una mayor huella hídrica (carnes, procesados…)
  • Consumiendo productos ecológicos locales
  • Empleando medios de transporte públicos y eficientes

Empresas como Miapetra contribuyen al ahorro de agua por medio de su Lavabo Ecológico, fabricado de forma artesanal en una piedra natural que no genera residuos, y que a través de su patente de canalización de agua, ahorra más del 50% del agua empleado por usuario medio.

Miapetra es una de las empresas sostenibles que limitan el caudal del agua y la presión en el sistema de fontanería para preservar este recurso escaso que el ser humano necesita para sobrevivir, pues el cuerpo humano está compuesto en un 60 por ciento de agua, el cerebro se compone en un 70 por ciento de agua, la sangre en un 80 por ciento y los pulmones se componen en un 90 por ciento de agua.

En la evolución de los lavabos, el cambio más perceptible ha sido pasar de una función de retención del agua a una función de uso de agua y vertido directo al desagüe. Hoy el diseño y los materiales son los que marcan la diferencia entre lavabos y por eso me ha encantado el de Miapetra. Piatta es el lavabo de diseño de Miapetra, moderno, atemporal, minimalista, funcional, sostenible y natural. ¿Te identificas con estos valores? ¡Ahorra agua!

Feliz Día Mundial del Agua #CadaGotaCuenta

Related Post

Leave A Comment

Newsletter