Cómo colocar los cuadros en casa

El arte es un imprescindible en interiores. Convierte esta tarea en algo sencillo y divertido con estos consejos.

Cuando el arte irrumpe en una habitación, deja huella, porque permite customizar el espacio y hacerlo algo personal, único y exclusivo.

En palabras de Eugene Ionesco “una obra de arte, es sobre todo, una aventura de la mente”. Al contemplar los cuadros que tenemos en nuestra casa, la convertimos en hogar, dejando que nuestra mente viaje a los momentos, los lugares y las personas con los que tenemos asociadas nuestras obras de arte.

La pregunta es pues, ¿dónde colocar los cuadros en las paredes para realzar todo su potencial y conseguir armonía estética?

1.- Apuesta por las obras originales

Para que tu hogar tenga personalidad, evita poner pósters con caras conocidas y haz tuyo el espacio. Las obras originales de autor transforman el espacio en un escenario de ensueño, con tonos agradables que guardan armonía con el mobiliario y que reafirman con su filosofía tus valores y creencias. Además, darán lugar a conversaciones con tus invitados, que amenizarán las veladas y que harán que te conozcan mejor, porque hablarán de ti, de cómo eres, de cómo te sientes y de cómo piensas.

2- A la altura de los ojos

Como norma general, los cuadros deben colgarse a la altura de los ojos, de tal forma que el centro de la obra esté a 1,5 metros o 1,7 metros del suelo. Así, no tendrás que hacer grandes esfuerzos para contemplarlas.

3- Selecciona el tamaño

El tamaño de la obra tiene que superar los dos tercios del mueble que se sitúa debajo o de toda la pared, en caso de que ésta no tenga muebles. De lo contrario, deberán colocarse dos obras del mismo estilo de forma simétrica con el mismo marco.

4- Crea una galería con muchas obras

En los últimos años, es tendencia crear galerías con muchas obras en las paredes. No obstante, la distribución no es fruto del azar, sino que tiene que seguir un mismo patrón. La obra de mayor tamaño ha de colocarse a un lado y a su alrededor irán colgándose las demás, combinando tamaños hasta cubrir toda la pared. Los colores también tienen que estar bien repartidos y es mejor que tengan la misma gama cromática y que se empleen como máximo cinco colores. Si además las piezas de arte tienen la misma temática, el resultado será perfecto.

Deja una respuesta