Círculo de Recreo de Valladolid

Como toda gran ciudad, Valladolid necesitaba un edificio emblemático que se convirtiera en sede de los actos sociales de la élite de Valladolid y lo encontró en la Calle Duque de la Victoria. El Círculo de Recreo de Valladolid se fundó en el año 1844 con 72 socios y 5 trabajadores de plantilla, con el fin de servir de punto de encuentro de las personas más influyentes de la ciudad, y en poco tiempo superó los 400 socios. Estos lugares de reunión de intelectuales proliferaron en España en el siglo XX. En 1924 había en la provincia de Valladolid 84 círculos y casinos, de los que 15 tenían su sede social en la capital.

El edificio del Círculo de Recreo de Valladolid, de estilo neoclásico, es obra del arquitecto vallisoletano Emilio Baeza Eguiluz. En cuanto a las pinturas del edificio, se encargaron al artista palentino Eugenio Oliva Rodrigo. El asesoramiento para su elección procedió de la Real Academia de Bellas Artes de Valladolid y especialmente de José Martí y Monsó. En total, cuarenta y siete figuras de grupos alegóricos.

Interior del Círculo de Recreo de Valladolid

La sociedad del Círculo de Recreo de Valladolid estuvo en un primer momento formada por la alta aristocracia de la ciudad, compuesta por personalidades del comercio, la política, la industria, la ciencia o la banca, y entre sus impulsores cabe nombrar a Antonio Florencio Vildósola, Calixto Fernández de la Torre, Julio Galo Sanz y Pedro Antonio Pimentel, entre otros.

Se trababa de un local privilegiado donde la élite vallisoletana disfrutaba de servicios tan avanzados en la época como teléfono, ascensor, coches, baños, duchas y peluquería. Hoy dispone de cuatro plantas (baja, principal, segunda y tercera) y las dependencias principales son el salón, el guarda-ropa, la sala de lectura y de servicios. En la segunda planta se encuentran un salón y el despacho del presidente, sala de juntas y tribuna para la orquesta, mientras que la ingente Biblioteca y el salón de revistas, lo mismo que las salas de juego y el cuarto de camareros, se hallan en el tercer piso.

Deja una respuesta