Bienvenido a la Administración cero papel

A pesar de vivir en la era digital, muchas Administraciones Públicas todavía disponen únicamente del soporte papel para difundir las exposiciones que se organizan en algunas salas de su propiedad, siendo los carteles y los folletos informativos los instrumentos de publicidad institucional más habituales.

Esto no resultaría tan problemático si la Administración local se encargara de distribuir esta información, pero al dejarlo en manos de los expositores, el alcance termina siendo muy reducido, abocando al fracaso de visitantes a todas las exposiciones sin tirón mediático, dado que los medios de comunicación directamente no consideran noticiables las exposiciones en centros cívicos municipales, puesto que no forman parte de la publicidad oficial.

Además, hay que tener en cuenta que en la actualidad los vídeos cortos son los que más audiencia tienen y que deberían tener carácter corporativo y difundirse por las redes sociales institucionales, puesto que estas exposiciones también forman parte de la programación pública cultural.

Sin embargo, tal y como está ahora mismo planteado, existen exposiciones de primera clase – las de la colección institucional- y de segunda clase – las de las colecciones particulares que no cuentan con convenio institucional. Igualmente, estas últimas parece que se hagan para mantener una apariencia de igualdad de oportunidades en un sector con un elevado índice de desigualdad y con un déficit de publicidad, de concurrencia y de transparencia.

Por lo anteriormente expuesto, la Administración debería ser responsable y actuar con la diligencia debida en todas las exposiciones de su programación y no solo en aquellas que le reporten un rédito adicional al fin de inclusión social que persiguen.

Bienvenido a la Administración cero papel, no porque sea digital, sino porque el papel se deja de imprimir cuando pierde sentido fabricarlo, porque la información que contiene no va a llegar a ninguna parte.

Deja una respuesta